Publicado 11 octubre 2007

Mi empresa quiere un sitio web: ¿gestor de contenidos o “full flash”?

Flash ManLa aparición de los objetos en flash a partir de la segunda mitad de los 90’s fue percibida como la panacea para diseñar sitios webs más atractivos. En aquel entonces, dinamizar una página era sinónimo de crear y desarrollar animaciones en formato flash que permitieran la integración de imágenes, sonido e interacción con el usuario.

Como se ha de suponer, los requerimientos de un sitio web de aquel 1996 se encuentran hoy en día muy lejanos de las demandas actuales de interacción que requieren los usuarios, y no basta ya desarrollar un sitio web “full flash” para una empresa, una institución gubernamental ni una persona.

La aparición y popularización, sobretodo, de las redes sociales y los blogs, han sido parte de un movimiento general de una sociedad que comienza a exigir de sus empresas, un nivel de comunicación superior a una presentación o un mero catálogo de productos en internet, con descripciones informativas sobre quienes son y lo que hacen.

Por tanto las exigencias del navegante y consumidor de hoy, requieren de un sitio web que le permita participar, ya sea haciendo comentarios, participando de la construcción de su base de conocimiento, aportando y compartiendo contenidos (pasando por fotos, videos, audio, textos, artículos, presentaciones, etc.), catalogándolos o jerarquizándolos según su lógica individual, conociendo nuevos recursos a partir de la colaboración del resto de los usuarios e interactuando por vias alternas con tus contactos, familiares, colegas, amig@s y hasta los amig@s de tus amig@s. Por ello no es casualidad que 5 de los 10 sitios más visitados hoy en día, sean redes sociales (ver video explicativo).

Me permito aclarar que esto no significa en lo más mínimo, que esta nueva generación de sitios web descarten por completo la utilización de la tecnología flash. Nada más falso. Simplemente, la diferencia radica en que los objetos en flash ya no son el fin mismo del sitio web para hacerlos más atractivos gráficamente, sino más bien un medio para hacer llegar la información de forma más eficiente. Para muestra, están los más de 100 millones de videos diarios, servidos por YouTube utilizando como formato flash y que hoy le merecen a la empresa, ser el 4to. sitio web más visitado del mundo (ojo: sería el primero si no tomamos en cuenta que los tres primeros lugares son ocupados por buscadores y directorios).

Desarrollar una página en formato “full flash”, significa desarrollar una página que implica que sólo el desarrollador (o más bien, una persona con conocimientos técnicos en esta tecnología) puede modificar la misma. El cambio puede ser tan sencillo como cambiar un acento en un texto, sin embargo requiere de la intervención de un perfil especializado.

Web Content Management

Como alternativa a este saco de fuerzas, de manera específica para la web, están los gestores de contenidos (web content management), que son aplicaciones que facilitan la captura, almacenamiento, edición y distribución de contenidos en internet. ¿Cuáles son las ventajas de utilizar este tipo de aplicación? De cara al cliente, tres principales:

  1. Una vez desarrollada, no requiere de un perfil técnico especializado para ser actualizada: cualquier persona con dominio de programas como Word e internet serán capaces de actualizar el contenido que desee.
  2. Separación de la forma del fondo: es decir, los aspectos gráficos del contenido en sí. Con estas aplicaciones, las informaciones (textos, gráficos, fotos, videos,…) son almacenadas mediante bases de datos. Si en seis días, cuatro meses, uno o siete años se desea cambiar el diseño gráfico, sólo basta con diseñar una nueva plantilla gráfica y hacer el cambio, sin necesidad de perder la información ni tener que adaptarla al nuevo diseño.
  3. Son escalables: mediante nuevos módulos y componentes es fácil la adición de nuevas funcionalidades al sitio web, de manera que el mismo dificilmente se estanque.

Las ventajas de este tipo de sistema no son exclusivas para supermercados y tiendas con rotación de mercancías, subastas (ecommerce) o bancos (ibanking). Estas pueden ser aprovechadas para desarrollar una verdadera comunidad de consumidores alrededor de tu sitio web: primero, estando presente donde están tus usuarios (desde facebook, myspace hasta eons) y segundo, mediante el uso de herramientas que busquen genuinamente su participación y retroalimentación (como estamos viendo con blogs, wikis y microblogging).

Actualización 15-11-2007: Recientemente me he topado con este post que plasma cinco razones para no usar flash. Entiendo que complementa este escrito ya que me he concentrado más en las ventajas de un gestor de contenidos, y Churba & Portillo hacen un enfoque más técnico. Al final, la recomendación es la misma: “Si por alguna razón tu web requiere una animación en Flash, úsala solo en un objeto, como una imagen, un banner o una cabecera. Si quieres vender por Internet, invierte en una web autogestionable. Si tiene contenido, está bien estructurada y es fácil de actualizar podrás posicionarla mejor en los buscadores. Ahorrarás en mantenimiento y venderás más”.

Imágenes: Tati Viana y DocsTree

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)