Publicado 28 octubre 2008

Sala de prensa corporativa: de lo pasivo a lo social

Con frecuencia las salas de prensa corporativas son espacios pasivos dentro de las webs institucionales de las empresas y organizaciones. Lamentablemente por lo general, el proceso de difusión de noticias en los departamentos de relaciones públicas y comunicación se limita a re-publicar las notas de prensa redactadas y enviadas a los medios de comunicación, dejando a un lado el inmenso potencial de relación que el Internet ofrece.

Creo firmemente que los cambios estructurales a los que nos enfrenta el acceso a las tecnologías e Internet y las resistencias que muchas veces provocan, no encuentran su causa en la dificultad de comprensión de los avances técnicos per se, sino más bien porque transgreden y desafían las concepciones y prejuicios que forman parte de nuestras creencias y criterios. Y este cambio, cultural y conceptual, es el obstáculo a vencer.

De allí que, un cambio de conciencia sobre los beneficios que las tecnologías nos pudieran aportar como marcas y empresas, permitiría transformar radicalmente la forma de comunicarnos con nuestros stakeholders o públicos de interés. La transformación de una sala de prensa pasiva a un espacio multimedia, interactivo, participativo y social, dota a una organización en una estructura institucional con mayores valores de transparencia, lo promueve como facilitador y fuente principal de los recursos de la empresa (ya sea a través de textos, imágenes, videos,…), al mismo tiempo que fortalece su posicionamiento e imagen, presentando a la organización de la forma más idónea posible.

Si a esto añadimos que, una de las grandes ventajas de una vida digital corporativa es que, sin invertir grandes (o ninguna) suma de dinero, más que la del capital humano necesario, se pueden dar pequeños pasos para revitalizar la presencia de la empresa en internet, definitivamente es importante visualizar este proceso como una oportunidad para establecer una relación con los consumidores, como las que aspiran y nos venden los libros de marketing.

Empezando por la casa, estos cinco sencillos pasos pueden ayudar a tus públicos a redescubrir la empresa, a través de su sala de prensa corporativa:

  1. Utiliza hipertextos o enlaces. La gran magia del Internet está basada en su capacidad de interrelación de recursos, de realizar una lectura no lineal ni secuencial, en donde cada persona personaliza su experiencia de navegación de acuerdo a sus intereses particulares y aquello que le llama particularmente la atención. ¿Se están citando las cualidades de un producto? ¿por qué no un enlace a la descripción del mismo o a una página de preguntas frecuentes?… ¿presentamos estadísticas comparativas de uso? ¿por qué no apuntar a un estudio o investigación que confirman esos hallazgos?.
  2. Crea una cuenta en Flickr, Photobucket o Picasa. ¿Cuánto tiempo ahorraríamos a las agencias de publicidad o los medios de comunicación el acceso a contenidos gráficos sobre nuestra empresa? ¿Temor a que el logo no será aplicado correctamente? Imaginemos la siguiente situación: 6:41p.m., hora de cierre o debemos terminar una producción y aún no llega el arte final con el logo a buena resolución. ¿Qué hacemos? ¡buscamos en Google!… ¿Resultado? Logo de la empresa impreso pixelado y difuso. Frente a este escenario, es preferible subir las fotos de los ejecutivos y voceros de la empresa, los logos a alta resolución, los productos y sus empaques a un servicio de almacenamiento de fotos como los mencionados anteriormente. Pensemos que en la medida que facilitemos los recursos gráficos (fotos, artes, imágenes,…), mejores posibilidades tendrá la marca de ser aplicada de forma correcta.
  3. Crea una cuenta en delicious. A medida que los responsables de comunicación y relaciones públicas de la empresa navegan en internet, ¿por qué no apuntar a los usuarios hacia una cuenta que compile todos los contenidos relevantes del sector, la industria y la propia empresa (artículos, estudios, declaraciones, opiniones, legislaciones,…)? Y si complementamos esta biblioteca de recursos, con breves descripciones que destacan la importancia del enlace y definiendo las palabras claves o tags ideales que definen mejor el contenido, mejor.
  4. Añade un feed RSS a las noticias corporativas. Haz que sea fácil para los usuarios recibir tus contenidos. La suscripción es voluntaria y demuestra lealtad. Los usuarios dispuestos a suscribirse a tu feed, son los primeros que desean estar informados sobre las novedades de la compañía. ¿No es este el sueño de cualquier empresa? Incluso, dependiendo de la organización y el volumen de información que se manejaría, sería parte de una buena estrategia ofrecer distintos feeds RSS segmentados por temáticas.
  5. Crea un archivo OPML. Un archivo OPML no es más que una colección de feeds que compilan las fuentes RSS de información que la empresa entiende como más relevantes. Si comparamos cada feed  a un tomo de una publicación, un archivo OPML correspondería a la colección de esos tomos. Por tanto, la creación de un archivo OPML con todos los feeds donde la empresa tiene presencia, permitiría a una persona suscribirse a los mismos de forma simultánea. Este archivo pudiese contener: el RSS de la sala de prensa, el RSS de las imágenes publicadas en Flickr o una galería similar, el RSS de los contenidos guardados en delicious, el RSS de las personas de la empresa que están en Twitter, etc.

La simple adopción de estas sencillas herramientas, proveerá una presencia para la empresa mucho más consistente e interactiva, y sobretodo permitirá relacionar la marca socialmente en los espacios donde ya se encuentran sus consumidores y públicos de interés, dejando a un lado la frialdad y el estático texto para evolucionar naturalmente hacia formatos de relación más participativos y de colaboración, como los que comienzan a experimentar empresas como Ford, Bayer, CNW, entre otros.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)