Publicado 10 noviembre 2008

Política 2.0: Movilizando millones a través de internet

Obama Website

No cabe duda que Barack Obama ha dado una lección magistral sobre el impacto que pueden tener las tecnologías para lograr la movilización de millones de personas a su favor. Se apostó al ciudadano como ente y protagonista de la agenda pública de una nación, orquestando y desarrollando una estrategia de relación -con seguidores y potenciales votantes- humana, cercana, democrática y transparente.

Particularmente, estoy convencida que el abrumador triunfo de Obama estuvo muy vinculado a la impecable estrategia de comunicación generada alrededor del candidato. En palabras de Arianna Huffington, fundadora de The Huffington Post, blog No. 1 a nivel mundial: “Si no fuese por internet, Obama no sería presidente”.

Sencillamente, se visualizó como un producto, que requería colocarse en el mercado, generar empatía, suscitar emoción y sobretodo, mover a la acción. Una estrategia bien planificada y ejecutada que puso especial atención en la proyección de una imagen acorde con los valores e ideales políticos, el cuidado constante de un mensaje persuasivo y el desarrollo pleno del potencial de los medios empleados.

En este sentido, la utilización de las tecnologías sirvió como el engranaje principal – marcando un hito en la historia – para conectar al candidato con sus votantes, y más importante aún, para conectar a los votantes entre sí. El equipo de campaña de Obama supo entender el poder de las estructuras sociales y cómo convergen en comunidades y redes virtuales con fines comunes, convirtiéndose en el mayor activista de su causa, y sobretodo motivando a millones más, a unirse en una campaña liderada por sus creencias.

¿Qué hizo diferente el equipo de campaña de Obama?

Un repaso por las iniciativas digitales que han formado parte de la estrategia de comunicación, nos presenta cuatro grandes áreas de trabajo: sitio web, emarketing, móviles y redes sociales.

Obama WebsiteEmpezando por la casa, un sitio web en permanente actualización, destacando aquellos mensajes a los que se deseaba enfocar la atención del momento: discursos, visitas en los distintos estados, novedades y su postura política frente a las temáticas de interés público. Pero más que eso, un espacio donde cada usuario registrado convertía el sitio web en su centro personal de campaña para recaudar fondos, organizar eventos e influenciar a otros, a través de tips y recursos para convertirse en voluntario oficial, brindar apoyo en la realización de llamadas fomentando el voto, organizando jornadas de recaudación, distribuyendo información (videos, posts, emails,…) a través de blogs y otros espacios personales, y hasta creando páginas para incentivar y monitorear la recaudación de fondos realizada por cada usuario. Definitivamente, un verdadero trabajo de crowdsourcing y gestión de colectivos, que le permitió a Obama renunciar al esquema tradicional de financiación pública.

Esto lo confirman los más de 350,000 usuarios registrados en My.BarackObama.com, las más de 20,000 páginas personales de recaudación de fondos, los más 20,000 eventos locales planificados a través del site y los más de 6,500 grupos de voluntarios con más de 200,000 miembros.

Otra de las herramientas utilizadas fue la del envío de mensajes personalizados de correos electrónicos que motivaban periódicamente a aquellos aún no abanderados de la causa, o bien apoderando a los ya convencidos. Mensajes que mantenían actualizados a sus seguidores sobre la agenda de campaña y los incitaba a la acción: como organizadores y promotores de actividades, apoyando una acción concreta o bien, solicitando la donación de recursos económicos para “marcar el cambio”.

De igual forma, el teléfono móvil jugó un papel esencial en la campaña política (1 y 2) facilitando que los seguidores recibieran mensajes de textos (SMS) sobre temas específicos (educación, salud, guerra de Iraq, etc.), eventos locales y las apariciones públicas del candidato. Adicionalmente, estaba a disposición de cualquier usuario la descarga de fondos de pantalla y timbres (ringtones) con frases destacadas de sus discursos o slogans de campañas acompañados de música animada, así como el desarrollo de una aplicación especial para usuarios del iPhone, con una clara intención de convertir este equipo personal en una referencia de consulta e interacción obligada para éstos -como promotores de la campaña-, facilitado el acceso a noticias, actividades locales, fotos, videos, agenda pública, estadísticas de llamadas, etc.

Sin embargo, no fue sino con el anuncio en primicia de quien le acompañaría en la boleta electoral como vice-presidente cuando quisieron romper todos los esquemas jamás utilizados para un candidato comunicarse con sus seguidores. Aunque el intento falló, dado que la noticia se coló en los medios de comunicación antes del anuncio oficial, logró que miles de usuarios se suscribieran para recibir informaciones vía el móvil y sobretodo, una cobertura extraordinaria en blogs y medios, por el simple hecho de colocar a la gente en el centro de su estrategia.

Finalmente, las redes sociales. Supo estar donde sus usuarios estaban. Segmentó sus mercados y a partir de ellos, estableció una presencia en estas redes sociales dirigidas a mercados específicos, prestando especial atención a las minorías: BlackPlanet (población afroamericana), AsiaNave (asiáticos), MiGente y Batanga (latinos), Eons (adultos y envejecientes), MySpace y Facebook (jóvenes), Twitter (adeptos a las tecnologías), GLEE (homosexuales) y Faithbase (religión). Y vemos, cómo las estadísticas hablan por sí solas:

  • Artículos en blogs: Obama – 575,159,244 posts / McCain – 6,338,965 posts (1%)
  • Facebook: Obama – 3,030,179 seguidores / McCain – 617,658 seguidores (20%)
  • MySpace: Obama – 875,496 seguidores / McCain – 224,801 (26%)
  • Twitter: Obama – 125,834 seguidores / McCain – 4,872 (4%)
  • YouTube: Obama – 134,131 suscriptores / McCain – 29,199 suscriptores (22%)

Los cambios no quedan allí…

Change.gov

Respondiendo las inquietudes de millones de personas, apenas un día más tarde – el 6 de noviembre-, el equipo de campaña lanzó un nuevo espacio: www.change.gov, reinvindicando el rol que las redes sociales, como estructuras de interrelación de personas, jugarán durante este período gubernamental. De momento una web aún sencilla, que se perfila será empleada como punto de referencia para compartir su agenda política, difundir sus decisiones como líder máximo de su nación y ofrecer una oportunidad de obtener retroalimentación de las preocupaciones y retos de sus ciudadanos (Share your story) y sus aportes sobre cómo solucionarlos (Share your vision).

En definitiva, una completa estrategia y lección de cómo las tecnologías pueden jugar un papel fundamental a favor de unir al mundo en torno a un propósito común para alcanzar grandes sueños. Sueños de libertad de expresión, transparencia, democracia y rendición de cuentas.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)