Publicado 16 junio 2013

¿Mujeres Arriba? Sobre mi participación en Chispa Emprendedora

En Actividades, Conceptos y Tendencias — Compártelo
chispa_emprendedora

Por invitación del José Miguel Infante (uno de los principales promotores de Startup Weekend Santiago), ayer participé junto a @PaolaSantanaM  y @JudithCury en el Panel “Mujeres Arriba”, en el marco de “Chispa Emprendedora“, una iniciativa dedicada a promover la cultura startup de nuestro país.

Fue un panel muy interesante donde las panelistas invitadas compartimos nuestra visión sobre el rol de las mujeres en las empresas, y las posibles limitaciones y retos que pudiera enfrentar una persona por ser mujer.

De manera particular, y es curioso porque siento que para la mayoría es percibido como algo positivo, me chocó el nombre del panel. ¿Por qué “Mujeres Arriba”?

Llama la atención, pues en pleno siglo XXI sorprende una afirmación que deje entrever que estamos en una lucha para tratar de invertir la jerarquía, cuando la vida en sociedad no debe ser una carrera a ver quien llega primero o más alto y lo ideal es ver que tanto logramos juntos.

Ya es hora que no exista tal orden de las cosas y por tanto no haya ningún grupo encima de otro sobre la base de sexo, raza, clase, etc., sino que podamos relacionarnos de manera equitativa en términos de derechos y responsabilidades como ciudadanos. NO se trata de igualdad. Se trata de EQUIDAD. No debemos aspirar a ser iguales a ningún grupo o persona. Más bien ser auténticamente quiénes somos y tener la responsabilidad real de desarrollarnos y aportar lo mejor de nuestras capacidades. Mientras más y mejor empujemos entre TODOS, más lejos llegamos.

Con respecto a las preguntas que nos formularon:

1. ¿Influye el género de una persona en el éxito de un emprendimiento?

Depende. En el mundo en general ha habido mejoría, pero hay sociedades donde la marginación social de las mujeres es dramática: estudiar está prohibido, ser dueñas de propiedades, mujeres que son asesinadas (como en la India) cuando los maridos se jartan de ellas, o como en China, muertas por sus familias al nacer, porque si se puede tener por ley un solo hijo, quieren que sea varón.

Evidentemente que en sociedades donde hay discriminación por género, este hecho influye en el éxito porque ni siquiera es posible plantearse desarrollar un emprendimiento si eres mujer.

Si hablamos de RD, podemos afirmar que sí es posible, porque cada vez hay más equidad y por tanto el género no es un factor determinante en el éxito de un emprendimiento.

Por otro lado, desde el punto de vista biológico, sociológico e histórico, la respuesta sería un rotundo NO!. Así como hay hombres exitosos, hay mujeres exitosas. De la misma manera que existen también fracasos de iniciativas llevadas a cabo por hombres, así como mujeres.

En un emprendimiento, el éxito no podemos medirlo basado en el género, sino en la capacidad de acción, la disciplina y sobretodo la pasión y empeño que esa persona, independiente de su género, le ponga.

2. Qué percepción tiene la sociedad sobre las mujeres que son cabezas de empresas?

A mi entender, la misma que tendría sobre cualquier ser humano, que es una persona que sabe lo que quiere, es enfocada, trabajador y apasionada.

Me parece más relevante hablar de formación, de valor, de pasión, de acceso a capital de trabajo, de temas técnicos de la profesión o de negocios. No considero útil enfocar el tema de emprendurismo en función de diferencias hombre-mujer, porque en esta época y lugar no son relevantes.

Lo relevante es tus valores, actitudes, principios, formación, alianzas, si crees en clusters o en asociaciones, en educación permanente, en inversión en el personal, etc.

3. ¿Cuáles diferencias podrían señalar entre una mujer emprendedora de un hombre emprendedor?

La mejor manera de ilustrarlo es lo que respondía el Dr. Barnard (famoso cardiólogo que hizo el primer transplante de corazón) cuando le preguntaron: “¿Quién es más inteligente, el hombre o la mujer?” Sin titubear respondió: “¿Cuál hombre y cuál mujer?”.

¿Por qué debemos hablar de sexos opuestos? Estamos equipados por igual para triunfar. Si comparamos de un sexo a otro las diferencias son de otro tipo: educación, genética, oportunidades y sobre todo: pasión!!

Entonces más que hablar de diferencias entre un hombre y una mujer emprendedora, debemos hablar de qué diferencia una persona emprendora y exitosa, de una que no, sea hombre o mujer. La diferencia entre alguien que se atreve a soñar, a lanzarse, que procede de manera íntegra, apasionada, organizada y alguien que se deja dominar por el miedo, que no se exige al máximo, que no procura crecer y aprender toda la vida, que no se faja. Esas son las diferencias verdaderamente relevantes.

4. ¿Qué podrían destacar que un hombre hace mejor que la mujer en la creación y dirección de un emprendimiento?

Esta afirmación es un prejuicio. No se trata de generalizar. ¿Qué hace pensar que yo como mujer, tengo más en común con otra mujer que no trabaje, que con mi socio? ¿O que cualquier hombre aquí tiene más en común con otro hombre que juegue dominó en una esquina todo el día, que con una mujer emprendedora?

¿Importa si es hombre o mujer quien llegue primero o salte más alto? No. Importará quienes sean las personas más trabajadoras, preparadas y apasionadas. Ahí radica la diferencia. 

5. ¿Cuáles fueron sus motivaciones cuando decidieron emprender sus proyectos?

En primer lugar trabajar en lo que me gustaba: crear, proponer cursos de acción, ver las cosas sucediendo a mi ritmo. El trabajo debía ser sinónimo de pasión. Creo firmemente que hay que divertirse en el proceso.

Por otro lado, buscaba libertad y autonomía, tanto a nivel económico como para llevar una agenda en el día a día. Decidir si trabajar 36 horas seguidas o desde mi casa u oficina. Entregar resultados a mi ritmo y bajo la dinámica que decidiera yo misma.

6. A pesar de que superan a los hombres en cantidad, ¿Cuáles serían las razones por la cual no se ven tantos emprendimientos de mujeres?

Si contestamos esta pregunta en su justa dimensión, ¿de dónde sale la afirmación que hay menos emprendedoras que emprendedores? Hablemos de la cantidad de salones de belleza que hay en cada esquina, de los puestos de comida, de las ventas de ropa y otras tantas empresas creadas y dirigidas por mujeres. Y ni hablar del rol que juega la mujer como líder de la familia, llevando las riendas del hogar y educando a sus hijos.

Viéndolo desde este punto de vista, difícil que los hombres “ganen” en quiénes son más emprendedores.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)